Juego de tronos: traducciones casi imposibles

Hay una larga historia sobre frases confusas de un idioma a otro – y algunas llegan a calar. Juego de tronos se le conoce por su creatividad lingüística. El salto a la pantalla del ciclo de fantasía de George R.R. Martin ha llegado mucho más lejos de lo que lo hicieron las novelas originales con el lingüista David J. Peterson, que desarrolló las lenguas de Essos y Poniente, valyrias y Dothrakis, partiendo de algunas frases hasta conlangs coherentes.

Sin embargo, la última novedad de vocabulario que salió en la serie no tiene nada que ver con él. De hecho, no se hizo intencionadamente. Me tienta llamarlo un fracaso absoluto, por el género del que estamos hablando. Pero seguramente no es tan grave como el hecho de dejar un vaso de Starbucks durante el rodaje. Y eso es realmente fascinante.

«Sicansíos», un fracaso absoluto de Juego de tronos

Una línea crucial durante una escena fue «She can’t see us» (no puede vernos), interpretada por el actor Liam Cunningham. En la versión en español salió como «¡Sicansíos!» (Vale, hagamos esto bien: «¡Sicansíos!»). El problema es que no existe tal palabra. La traducción exacta habría sido «no puede vernos». Tal vez los espectadores pensaron que era un lugar de Valyria. Eso asumieron los dobladores, o lo que sus jefes creyeron después de no descifrar el acento de Cunningham.

De todos modos, no pasó mucho tiempo hasta que el público se diera cuenta del error. Los «sicansíos» se convirtieron rápidamente en la tontería más famosa desde el covfefe de Donald Trump. Lo que es interesante desde el punto de vista lingüístico es cómo se toma la frase original y se cambia a través de un filtro auditivo. Se adaptan los sonidos del inglés a los que están acostumbrados los hispanohablantes. Esto es más evidente en la desaparición de la «sh» de «she» (ella). El español europeo no tiene este sonido, pero su «s» puede parecerse a la «sh» inglesa: de ahí el «sicansíos».

Una historia llena de intercambio cultural en el lenguaje

Este proceso (de intentar meter a la fuerza la clavija cuadrada de una palabra de un idioma en el agujero redondo de otro) no es tan extraño. Ha sucedido a lo largo de la historia cuando las lenguas han entrado en contacto, a menudo a través de la guerra, el comercio o el intercambio cultural. A diferencia de los «sicansíos» de Juego de tronos, estas palabras extranjeras a menudo acompañan a productos favoritos o conceptos útiles, y finalmente son prestadas permanentemente. No sólo eso, sino que pueden comprimirse a través de una especie de filtro semántico, así como uno auditivo.

Por ejemplo, existe una palabra en inglés, crayfish, que no se refiere a un pez sino a un pariente de la langosta. Obtuvimos esa palabra de la antigua crevice francesa (en francés moderno es écrevisse), que a su vez provenía del antiguo krebiz del alto alemán, que significa «cangrejo». Lo que le pasó a la crevice después de tomarse prestada en inglés fue que cambió un poco en términos de sonido, con el énfasis cambiando de la segunda a la primera sílaba. Pero también se interpretó de forma ligeramente diferente. El sin sentido del final «helado» (-ice) parecía que debía significar algo. Y como era un animal que vivía en el agua, se convirtió en un pez.

Este es un ejemplo de lo que los lingüistas llaman etimología popular. Las personas adaptan una palabra de acuerdo con los sonidos y significados a los que están acostumbrados, apartándose del original en el proceso. Hay un montón de ejemplos entretenidos de ello (los que aparecen en este artículo son cortesía de los lingüistas históricos Lyle Campbell y Larry Trask, y el Oxford Dictionary of English Etymology).

Etimologías curiosas y divertidas más allá de Juego de tronos

Tomemos por ejemplo el country dance inglés. En el siglo XVIII se hizo tan popular que se prestó al francés como contre-danseContre significa contra que encajaba muy bien con una línea de hombres frente a una línea de mujeres. Con su aire de sofisticación continental, se tomó prestada de nuevo al inglés y algunos creyeron que la danza country era una corrupción de contre-danse.

El benjuí es un rico incienso hecho de la resina de un árbol que crece en Indonesia. También se le conoce como goma de mascar benjamín, que es una nueva anglización de algo que parece bastante extraño. ¿Pero de dónde viene la palabra benjuí? Los árabes que comerciaban con esta sustancia la llamaban «incienso de Java», o luban jawi. En esa frase ya se puede ver el elemento ban jawi que se convirtió en benjuí. ¿Pero qué pasó con el lu? Lo que pasó fue el italiano. Lu suena un poco como el artículo definitivo italiano, lo. Así que el luban jawi se interpretó por los comerciantes italianos del siglo XVI como lo benzoi, «el benzoi». Como resultado, sólo el segundo se convirtió en el sustantivo en las lenguas europeas que lo tomaron prestado.

La etimología popular más extraña fue probablemente un caso único, al igual que los «sicansíos» de Juego de tronos, aunque tuvo consecuencias duraderas. Durante la ocupación estadounidense en Filipinas, un padre filipino nombró a su hijo Ababís, en honor al patrón de América. La cosa es que los Estados Unidos no tienen un santo patrón. Todo se aclara si se piensa en cómo una frase frecuente entre los ocupantes estadounidenses le sonaría a un filipino de habla hispana. En ese contexto, San Ababís está a un paso de son of a bitch (hijo de puta), y eso es un terrible malentendido.

NUESTROS SERVICIOS

¿Quieres recibir presupuesto?

SOLICITA UNA LLAMADA

Introduce tus datos de contacto y nos pondremos en contacto contigo en el menor tiempo posible.

×

Carrito

× ¿Hablamos?

Si continuas navegando aceptas el uso de cookies. Aceptar

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para «permitir cookies» y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en «Aceptar» estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar