San Jerónimo: traductor y erudito

Hablar de San Jerónimo en el mundo de la traducción es hablar de una de las figuras más grandes de nuestra profesión. Es hablar de nuestro patrón, y de uno de los personajes más célebres de la historia de la humanidad. Pero no mucha gente sabe en profundidad quién es San Jerónimo, o Jerónimo de Estridón, su nombre anterior a ser beatificado.
San Jerónimo es mundialmente conocido porque fue la primera persona que tradujo la Biblia al latín corriente, desde la versión hebrea y la versión griega (conocida como Biblia Septuaginta). El resultado fue la Vulgata, o Biblia latina.  Pero todo el proceso anterior y posterior a este momento es, en ocasiones, olvidado. Y es necesario conocerlo para reconocer el valor del trabajo de San Jerónimo.

Su formación y recorrido

San Jerónimo fue una persona tremendamente avanzada para su época, el siglo IV d.C. Oriundo de Estridón, ciudad de la provincia romana de Dalmacia. Desde joven recibió una educación amplia y rica, estudiando en Roma desde su adolescencia. Desde su infancia demostró una curiosidad por la retórica y la literatura fuera de lo común. Con 20 años quiso estudiar y copiar las obras del, hoy santo, Hilario de Poitiers, por lo que se trasladó a Treveris con este fin. Tras años de estudio decide convertirse al cristianismo y comienza a dedicar su vida al estudio de las Sagradas Escrituras.
Pero su conocimiento en lenguas extranjeras llegó a los 27 años, cuando estudió griego. También estudió hebreo en los años venideros, lo que acabó convirtiéndole en traductor e intérprete de grandes personajes de la época. Entre estos se encuentran Paulino de Antioquia o el Papa Dámaso, del que termina siendo secretario. San Jerónimo acaba convirtiéndose en puente entre la Iglesia de Occidente y la de Oriente, ya que se ocupa de la correspondencia entre ambas. Es el mismo Papa Dámaso el que le encomienda revisar las traducciones existentes de la Biblia y comenzar a realizar él una.
Además de ser un traductor y autor prolífico, es un referente en la historia de la traducción. Fue uno de los defensores de la traducción fiel a la lengua meta, respetando el texto original, pero sin copiarlo palabra por palabra. Aun así, consideraba que la traducción de textos religiosos debía hacerse con precaución, respetando al máximo los originales.
San Jerónimo fue un hombre de mundo, un erudito respetado en su época y en las siguientes; fue y seguirá siendo una de las figuras más respetadas de la historia por su amplia cultura y saber.

Lecturas recomendadas sobre San Jerónimo

En el artículo de hoy hemos querido haceros llegar un poco más sobre San Jerónimo. Si estáis comenzando en el mundo de la traducción y la interpretación, y os interesa este tema, os recomendamos:

Barbero, María – Los Cuernos de Moisés  

NUESTROS SERVICIOS

¿Quieres recibir presupuesto?

SOLICITA UNA LLAMADA

Introduce tus datos de contacto y nos pondremos en contacto contigo en el menor tiempo posible.

×

Carrito

× ¿Hablamos?

Si continuas navegando aceptas el uso de cookies. Aceptar

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para «permitir cookies» y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en «Aceptar» estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar