Comparte este artículo:

Consejos para sobrevivir como traductor freelance

traductor autónomo

ÍNDICE DE CONTENIDOS

¿Agencias de traducción o traductor autónomo?

Primero decide si quieres trabajar para agencias de traducción o clientes directos. No empieces trabajando para ambos a la vez ya que requieren un enfoque diferente. Las agencias de traducción suelen buscar traductores económicos, jurídicos, médicos e informáticos. Por ello, te recomendamos trabajar para agencias si quieres especializarte en estos campos. De lo contrario, inclínate más por la opción de ser traductor autónomo.

Especialízate en… lo que sea

Intenta vender las combinaciones lingüísticas y especialidades más competitivas que puedas ofrecer. Pero no te desmotives si solo tienes una combinación o no estás especializado. Recuerda que especializarse en un campo pequeño puede llevar a una menor competitividad y a una mayor dificultad para conseguir trabajo.

¿TAO o no TAO?

Algunos clientes pueden pedir descuentos en el precio por coincidencias y repeticiones que en realidad no te ahorran ningún tiempo. Por ello, antes de invertir en Traducción Asistida por Ordenador, asegúrate de qué va a aumentar tu productividad. En cualquier caso, antes de comprar una herramienta TAO, prueba la versión gratuita.

Los 5 elementos clave

Cada tarea de traducción implica al menos 5 elementos específicos que influyen en la tarifa del precio:

Método de fijación del precio (si se va a pagar el precio por hora o por palabra)
Plazo de entrega
Combinación lingüística – oferta y demanda
Campo de especialidad
Formato de archivo

Cuidado: Si el cliente solicita la tarifa por palabra (que es lo más habitual), hay dos opciones. Puedes contar las palabras del texto origen o del texto meta. El número puede variar bastante dependiendo de la combinación lingüística. Por ejemplo, al traducir de inglés a italiano el texto aumenta su extensión un 15 %-20 %.

¿Alguien ha dicho plazo de entrega?

Solo tú decides cuál es el plazo razonable para el proyecto. No dudes en comunicarle a tu cliente que las traducciones improvisadas no le aportarán ningún beneficio. La traducción siempre va acompañada de una serie de tareas necesarias que llevan su tiempo. Estas tareas comprenden la búsqueda de las palabras clave, la investigación sobre el mercado local, la revisión el texto, etc.

¡Piensa bien tus tarifas!

Si todo el mundo acepta tus tarifas sin problema, tal vez son demasiado baratas. Plantéate cambiarlas.

Sube tu tarifa

Sube tus tarifas cuando estés muy ocupado, en los proyectos con poco tiempo o en fin de semana. Asimismo, sube el precio cuando el cliente solicite servicios opcionales. Sin embargo, es recomendable que no subas las tarifas de repente a los clientes actuales o recientes.

Establece las tarifas correctas

Cuando busques los precios de tus competidores en Internet para fijar tus precios, no te fíes del todo. Esto se debe a que nunca son precios 100 % exactos y no suelen incluir a los mejores traductores del mercado. Y estos traductores son precisamente en los que debes fijarte.

Recuerda esto

Cuando solicites un trabajo como traductor, no menciones solo tus habilidades y títulos. De esta manera, el cliente no entenderá a qué te refieres. Céntrate en enumerar los beneficios que supondría contratar tus servicios. Tu trabajo no es traducir un contenido, sino saber lidiar con los problemas de la comunicación.

¿Y si quiero ser traductor autónomo?

No olvides tener habilidades de contabilidad. Si eres traductor autónomo, serás el responsable de pagar tus propias tasas y contribuciones. Puedes hacerlo con la ayuda de Excel. Si no sabes manejarlo, hay varios tutoriales en Youtube que te ayudarán.

Comparte este artículo:

NUESTROS SERVICIOS

¿Quieres recibir presupuesto?

SOLICITA UNA LLAMADA

Introduce tus datos de contacto y nos pondremos en contacto contigo en el menor tiempo posible.

2 comentarios en “Consejos para sobrevivir como traductor freelance”

  1. Javier Rodríguez Ibáñez

    Siempre he tenido la duda de si trabajar para una empresa o ser autónomo. Al final las dos opciones tienen sus ventajas y desventajas. Puede que te guste más que te manden las traducciones desde el gestor de proyectos de la empresa o prefieras organizarte todo el proyecto tú solo para poder decidir lo que cobras por lo que haces.
    No tengo mucha experiencia, pero siento que trabajar primero para una empresa antes de ser autónomo es una buena manera de poner pie en el territorio del mercado de la traducción. Aprender de profesionales, descubrir los distintos plazos que te pueden poner y, lo más importante, valorarte a ti mismo como traductor.
    Al principio puede que creas que no puedes hacer un trabajo de traducción por tu propia cuenta a la vez que tengas que lidiar con los pagos que tienes que realizar, pero no hay nada con lo que otros profesionales, profesores y compañeros no puedan ayudarte. Haz amistades en los sitios que trabajes y conoce gente para tener más recomendaciones. Es algo que me han enseñado en el grado y creo que es lo más útil a la hora de trabajar como autónomo.

    1. David López Jiménez

      Está claro que hasta que no comiences es difícil determinar lo que es mejor para ti. Lo que está claro es que si confías y te esfuerzas por ser el número 1, ya tienes media carrera ganada.
      Gracias, Javier.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

QUIZÁS TE INTERESE

PRESUPESTOS Y TARIFAS
CERTIFICADO ISO
empresa adecuada al RGPD empresa adecuada al RGPD empresa adecuada al RGPD
MIEMBRO DE:

Translinguo Global©. Todos los derechos reservados.

Suscríbase a nuestras noticias.