Cómo trabajar en el servicio de traducción de la Comisión Europea

¿Estás pensando en ser traductor en una de las instituciones de la Unión Europea? Hannah Critoph es traductora en el Tribunal de Cuentas Europeo. Aquí te contamos sus 10 mejores consejos para trabajar en el servicio de traducción de la Comisión Europea.

Una carrera por trabajar en el servicio de traducción de la Comisión Europea

Bueno, antes de nada, ¡buena elección! Si tienes éxito, trabajarás en un entorno multicultural en la primera línea política de Europa. En él no hay dos días iguales y te encontrarás con un aprendizaje constante. Siempre estarás mejorando tus lenguas de trabajo o tu lengua materna, o incluso aprendiendo una nueva desde cero.

Sin embargo, y desafortunadamente, hay muchos más filólogos que desean formar parte del servicio de traducción de la Comisión Europea. Es entonces cuando la abrumadora «competición EPSO», o «concurso EPSO», dificulta tu camino. Se trata de una gran competencia. ¿Qué pueden hacer los lingüistas para mejorar sus probabilidades de éxito cuando llegue la competición?

El camino es duro, pero valdrá la pena

Hemos recopilado una lista de los mejores consejos para ayudarte a convertirte en un candidato prometedor en la competición lingüística. Obviamente, seguir estos pasos no te salvará de cometer fallos, pero pueden funcionar y creemos que pueden servirte.

El camino hacia Europa será largo y puede que esté lleno de contratiempos y frustraciones. No obstante, una vez llegues y estés trabajando con lingüistas magníficos y experimentados, habrá valido la pena. Así que, céntrate en tu objetivo y disfruta del camino.

1. Asegúrate de que dominas, como mínimo, dos idiomas oficiales de la UE

Para poder participar en la EPSO, debes ser capaz de traducir desde, al menos, dos idiomas oficiales en la UE. Además, uno de ellos debe ser el francés o el alemán. Si hasta ahora sólo te has centrado en solo una lengua, abre tus horizontes.

Del mismo modo, no basta con que controles una larga lista de lenguas eslavas y bálticas. Lo que puede resultar algo contradictorio puesto que las instituciones necesitan hablantes de lenguas posteriores a la ampliación. De esta manera, el francés y el alemán deben formar parte de dicha lista.

También debes tener en cuenta que dominar dos lenguas extranjeras es un requisito mínimo. De hecho, muchos de tus competidores hablarán más. El inglés es clave y los jefes de unidad deben intentar garantizar que sus equipos dominen las 24 lenguas oficiales. Por lo tanto, cuantos más idiomas domines, más posibilidades tendrás de destacar.

2. Aprende algo un poco más exótico y destaca entre la multitud

¿Cómo puedes destacar entre un mar de candidatos que ofrecen francés y español, francés y alemán o francés e italiano? Te recomendamos que intentes sobresalir aprendiendo algo diferente; por ejemplo, lenguas exóticas. Por lo cual, piensa de forma estratégica en tu combinación lingüística. Podría determinar tu futuro en vistas a trabajar en el servicio de traducción de la Comisión Europea.

Demuestra que podrías ser una buena opción para el servicio de traducción de la Comisión Europea. Puedes hacerlo mostrando tu pasión y aptitud hacia las lenguas. De la misma manera, que estás dispuesto y capacitado para afrontar retos menos comunes y más difíciles. No tienes que presentarte a la competición con estos idiomas. Pero tener un curso de finlandés, letón o lituano, por ejemplo, podría llamar la atención de los reclutadores.

3. Conviértete en un entusiasta de los temas de actualidad

Como todos sabemos, no puedes traducir algo perfectamente si no lo has entendido primero. Por ello, podría ayudar bastante disponer de una buena comprensión de lo que sucede en el mundo. Así como del papel de la UE a la hora de dar forma a estos acontecimientos. Esto te preparará mejor para afrontar los textos.

Acostúmbrate a leer periódicos y revistas regularmente. Existen muchas páginas de noticias online muy útiles si quieres saber más sobre quién es quién y qué es qué. También puedes hacer un repaso de los temas actuales. Puedes hacerlo mientras practicas tus habilidades lingüísticas escuchando o leyendo las noticias diarias en un idioma extranjero.

4. Estudia a fondo el funcionamiento de la Unión Europea

Deberías conocer la UE tan a fondo como un empleado e investigar sobre ella antes de solicitar un puesto. Infórmate sobre cómo surgió la UE o de qué se encargan sus instituciones y agencias. Así como de qué manera interactúan y cuáles son los puntos más importantes en su agenda. Si todavía estás estudiando, sácale el máximo provecho a los módulos opcionales más relevantes. De la misma manera, puedes intentar acudir a cualquier charla relacionada con el tema.

5. Solicita prácticas en el servicio de traducción de la Comisión Europea

¿Qué mejor forma de comprobar si estás hecho para trabajar en la UE que trabajando en ella? Esto puede hacer que termines de decidirte y ayudarte a entender qué tipo de personas contratan estas instituciones. Así, podrás intentar pulir las habilidades necesarias. Las necesidades pueden variar ligeramente de una institución a otra. Puedes encontrar en Internet cuáles son las que se requieren en el servicio de traducción de la Comisión Europea.

6. ¡Relaciónate!

Aprovecha todas las oportunidades que se te ofrezcan para salir y conocer a otros expertos de la profesión. ¡Y aprender de ellos! Intenta acudir a ferias de carreras lingüísticas, talleres de formación de traductores y eventos sociales. Existen muchas asociaciones profesionales que organizan talleres de formación y reuniones. Algunos de ellos, incluso, disponen de una categoría para estudiantes. Obviamente, solo darte a conocer no hará que apruebes las pruebas EPSO. No obstante, puede abrirte las puertas a otras oportunidades interesantes que te puedan ayudar en el camino.

7. Haz un máster vocacional y práctico

Seamos sinceros: tener una formación oficial en traducción no es un requisito indispensable para superar esta prueba. Ni siquiera haber estudiado idiomas en un grado universitario. Los graduados de una amplia gama de disciplinas académicas acaban siendo contratados por la DG de Traducción. Siempre y cuando sus habilidades lingüísticas estén a la altura. Si crees que la traducción es lo tuyo, cursar un máster relacionado con ello te ayudará a perfeccionar tus habilidades.

Te recomendamos que busques un curso que se centre en los tipos de textos que pueden pedirte en estas instituciones. Es el caso de textos políticos, jurídicos o administrativos. Por otro lado, intenta que los cursos incluyan prácticas en una de las instituciones o en una empresa multinacional. Asimismo, puedes plantearte cursar algún máster impartido por exlingüistas institucionales.

8. Otros intereses

Hoy en día, las instituciones buscan candidatos completos. En el servicio de traducción de la Comisión Europea también. Es decir, traductores que sean capaces de manejar textos complejos escritos por profesionales de cualquier área de la UE. Por ello, deben tener buenos conocimientos sobre economía, temas financieros, legales…

También buscan personas que estén dispuestas a ayudar a trabajadores de otros departamentos. Tal vez dando consejo sobre cuestiones lingüísticas en las sesiones de redacción u ofreciendo traducciones a la vista. Esto se refleja en la ronda final de la competición EPSO. Aquí se valoran las capacidades que incluyen «trabajar con otros», «liderazgo» y «resistencia». Por consiguiente, no creas que la UE sólo te quiere por los idiomas. Puedes buscar otros intereses y trabaja en tus habilidades interpersonales. Si tienes la oportunidad de traducir en el sector privado, puedes intentar especializarte en un ámbito político de la UE.

9. No abandones tus habilidades lingüísticas orales

Si has podido pasar algún tiempo en el extranjero, no dejes de practicar el idioma de manera oral cuando vuelvas. Es una destreza muy difícil de conseguir. En la competición EPSO, se pondrán a prueba las habilidades orales del segundo idioma. En la ronda final, te pedirán que debatas y hagas una presentación. Además de contestar a una entrevista de panel en el idioma extranjero. Esto hace que muchos candidatos intenten retomar sus habilidades orales oxidadas meses antes del Juicio Final. Para no tener que pasar por esto, ¡intenta no perderlas!

10. Adquiere experiencia

Puede parecer evidente, pero intenta adquirir la mayor experiencia posible en el ámbito de la traducción. Ya sea estudiando, como voluntario o trabajando en el sector privado. Mientras esperas a la siguiente EPSO, te recomendamos que trabajes como traductor interno en una agencia de traducción. Pero, ¡elige con cuidado! Inténtalo en una agencia con reputación que esté dispuesta a ayudarte a mejorar tus habilidades dándote feedback.

Estos son los 10 mejores consejos para que consigas trabajar en el servicio de traducción de la Comisión Europea. Sabemos que el camino es algo duro y hay mucha competencia. Pero no es imposible. ¡Seguro que lo consigues!

NUESTROS SERVICIOS

¿Quieres recibir presupuesto?

SOLICITA UNA LLAMADA

Introduce tus datos de contacto y nos pondremos en contacto contigo en el menor tiempo posible.

×

Carrito

× ¿Hablamos?

Si continuas navegando aceptas el uso de cookies. Aceptar

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para «permitir cookies» y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en «Aceptar» estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar