Translinguo Global

Beneficios migratorios en Estados Unidos para traductores e intérpretes profesionales

Beneficios migratorios para traductores en Estados Unidos

Los intérpretes y traductores en Estados Unidos son considerados un activo clave para el país. Por ello, y bajo determinadas circunstancias, el Gobierno Federal les ha ofrecido beneficios migratorios preferente a través del Servicio de Ciudadanía e Inmigración de los Estados Unidos.

Muchos intérpretes y traductores Estados Unidos desconocen que pueden obtener beneficios migratorios . Estos se otorgarían como reconocimiento al servicio que su trabajo hace por el país, no siendo originarios de allí. En algunos casos, el Gobierno Federal ofrece un tratamiento migratorio preferente a través del Servicio de Ciudadanía e Inmigración de los Estados Unidos. 

La USCIS es una agencia gubernamental que controla las leyes de inmigración de Estados Unidos. Esto significa que aquellos intérpretes y traductores que no sean norteamericanos pueden optar a las visas para Profesionales con formación universitaria H-1B, a las famosas Green Cards (Tarjeta de Residencia Permanente) o a las visas de inmigrante especial.

¿Qué proceso habría que seguir para obtener estos beneficios migratorios? Lo veremos a lo largo del artículo.

H-1B Visas para Profesionales

Estas visas pueden ser obtenidas por intérpretes y traductores en Estados Unidos, de cualquier nacionalidad. Las H-1B son visas para profesionales con formación universitaria completa o un equivalente (3 años de experiencia contarían como un 1 año de estudios superiores). Esta se aplica aquellos trabajadores que necesitan una carrera en concreto para poder trabajar. 

Por ejemplo: una editorial especializada en medicina necesitan traductores en Estados Unidos que realice traducciones de una complejidad elevada, lo que requiere un grado de especialización mediante una titulación. Esta no se aplicaría a otros trabajadores que trabajan con idiomas por el simple hecho de ser bilingües.

Al año, se expiden unas 65.000 visas H-1B, las cuales suelen agotarse tras los primeros días de solicitudes. Normalmente se abre el plazo el día 1 de abril, unos seis meses antes de que comience el año fiscal gubernamental. Los institutos de investigación sin ánimo de lucro y las instituciones de estudios superiores no están sujetos al límite fiscal.

Los empleadores tienen que rellenar una solicitud de condición laboral a través de la Administración de Empleo y Capacitación . Se puede rellenar, aunque no es necesario, con la ayuda de un abogado especializado en inmigración. A continuación, te facilitamos la información que puede ser presentada al Servicio de Ciudadanía e Inmigración de los Estados Unidos:

  • El fomulario l-129 del Departamento de Seguridad Nacional: “Petición de trabajador no inmigrante”.
  • Una prueba de las credenciales del lingüista en cuestión.
  • Un informe en el que el empleador explique por qué necesita al solicitante en cuestión.

¿Cuántas visas H-1B son otorgadas a traductores e intérpretes?

Unas 225 visas H-1B fueron otorgadas en el año fiscal 2015-2016 a intérpretes y traductores en Estados Unidos, para puestos de trabajo en Nueva York, California, Texas, Florida e Illinois. Los cargos oscilaban entre “traductor e intérprete”, “redactor técnico”, “editor” y “autor”.

La resolución puede tardar entre 15 días y varios meses. Esto dependerá de si se hace a través del Procesamiento Prioritario (con una tarifa de 1.225 $) o sin ningún tipo de tasa. Esta visa puede ser solicitada desde fuera o desde dentro de los Estados Unidos. 

Tiene una validez de unos 6 años, pero tiene algunas limitaciones restrictivas. Por ejemplo, el poseedor solo puede trabajar para aquellos empleadores que la solicitaron. Además, la tenencia de esta no comporta la residencia permanente ni el permiso de ciudadanía.

Preferencia EB-3

Los empleadores pueden solicitar la Tarjeta de Residencia Permanente (Green Card) para los traductores o intérpretes gracias a la Tercera Preferencia EB-3, también conocida como PERM (Programa electrónico de revisión de la gestión). Esto puede ser oneroso y costoso para el empleador; requiere llevar a cabo ciertos pasos en la contratación que corren a su cargo.

El proceso PERM lleva su tiempo, y más considerando que los que lo llevan a cabo son el Departamento de Trabajo (DOL) y el USCIS. El DOL tiene que certificar el salario ofrecido, un proceso informatizado que tarda unos 3 meses. Una vez se ha certificado el salario, el empleador debe publicar dos anuncios clasificados en un periódico dominical de gran tirada, otro online que debe estar publicado durante 30 días y una notificación a nivel interno durante 10 días.

 Es posible que, para puestos cualificados, como es el de traductor o intérprete, se requieran otras dos publicaciones en radio, revistas especializadas, actos de contratación en universidades o en programas de incentivo internos.

La solicitud de certificación laboral debe ser completada en un plazo de entre 30 y 180 días tras el último paso de la contratación. El DOL puede tardar en tramitar estos casos entre 10 meses y 1 año. Durante este tiempo el solicitante no tiene estatus de inmigrante. Por ello, este debe de esperar a la resolución fuera del país. 

En caso de que este ya tenga un estatus temporal (Estudiante F-1 o H-1B) puede esperar a la resolución en Estados Unidos. En caso de que se conceda la visa se realizaría una modificación en el estatus del solicitante que se transmitiría al USCIS. El USCIS puede tardar varios meses en terminar este paso.

Preferencia EB-2

La Segunda Preferencia EB-2 es también conocida como Renuncia por el Interés Nacional. Es un beneficio de inmigración poco conocido y usado. Debido a que muchos traductores trabajan de manera autónoma y/o trabajan a tiempo parcial, quedan excluidos de representarse a sí mismos en el proceso estándar del PERM. La EB-2 no requiere la representación mediante un empleador. 

Además, esta puede llevar a que el solicitante obtenga la Green Card y, posteriormente, al Permiso de Ciudadanía. Aún así, la norma legal es elevada y los casos pueden tardar entre varios meses y un año en ser resueltos. Este tiempo se acrecienta en caso de solicitantes provenientes de China y de la India. En estos casos el Procesamiento Prioritario no está disponible.

Para cumplimentar un EB-2, el intérprete o traductor en Estados Unidos debe acreditar un título de máster o doctorado. Más del 25% de los lingüistas tienen uno. Además, pueden presentar 3 de los siguientes factores (o, en su defecto, solo presentar 3 de estos factores):

  • Título universitario.
  • 10 años de experiencia en su campo.
  • Una acreditación.
  • Un historial de retribuciones elevadas.
  • Ser miembro de una asociación profesional.
  • Un documento de reconocimiento a su trayectoria.
  • Otro tipo de documentos justificativos, como un certificado de un organismo nacional a modo de acreditación, también pueden ser presentados.

Además, los solicitantes también deben probar el valor intrínseco de su trabajo para la nación. Tendrán que demostrar que los intereses de esta podrían verse afectados de manera negativa en caso de serle denegado el permiso.

¿Qué ocurre con el traductor/intérprete durante el proceso?

El intérprete o traductor en Estados Unidos podría vivir y trabajar de manera legal allí, mientras el trámite está en curso. Esto será posible si no está vinculado/a a ningún empleador previa aprobación. Aquellos que reciban el Permiso de Residencia a través de otras vías de empleo distintas pueden aplicar al Permiso de Ciudadanía 5 años después.

Visas de Inmigrante Especial

Estas visas están disponibles para aquellos traductores o intérpretes afganos e iraquíes que han trabajado directamente con las Fuerzas Armadas estadounidenses o bajo las órdenes del Director de Apoyo a la Misión durante, al menos, un año después del 7 de octubre de 2001. 

Para optar a ella, el solicitante debe demostrar que ha corrido o corre peligro debido a su trabajo con el gobierno de Estados Unidos. Se requerirá un estudio de sus antecedentes. La siguiente documentación debe de ser enviada al Centro de la USCIS en Nebraska:

  • El informe l-360 del Departamento de Seguridad Nacional.
  • Una recomendación escrita del oficial estadounidense con el que trabajó el traductor o intérprete.

Previa aprobación, una visa de inmigrante especial será expedida en la Embajada de los Estados Unidos o en el Consulado. Las peticiones de Visas de Inmigrante Especial pueden tardar meses o años en ser procesadas. Esto es debido a la complejidad de las leyes, el fuerte control de seguridad, los calendarios reglamentarios y la restricción numérica, ya que solo se expiden 50 visas al año. 

En caso de ser concedida, los solicitantes podrían obtener la Residencia Permanente y convertirse, con el tiempo, en ciudadanos estadounidenses. Una vez esté el intérprete o traductor en Estados Unidos, sus familias podrían ir con ellos y no estarían sujetos al límite fiscal.

Una vez se han analizado todos estos procedimientos, es fundamental cumplimentar todo lo necesario. Investigar en profundidad es clave. Así, se pueden conocer todos los beneficios migratorios disponibles para intérpretes y traductores en Estados Unidos. Ya hablamos en otro artículo sobre los pasos a seguir para una correcta movilidad internacional. Esperemos que os sirva de ayuda.

NUESTROS SERVICIOS

¿Quieres recibir presupuesto?

SOLICITA UNA LLAMADA

Introduce tus datos de contacto y nos pondremos en contacto contigo en el menor tiempo posible.

×
×

Carrito

× ¿Hablamos?

Si continuas navegando aceptas el uso de cookies. Aceptar

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para «permitir cookies» y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en «Aceptar» estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar