Translinguo Global

Traducción de avisos legales en una página web

Traducción de avisos legales en una página web

17Uno de los aspectos que hay que tener en cuenta la hora de traducir una página web es la traducción de los textos legales.
Estos avisos no solo se traducirán del o hacia el inglés, sino que también se traducirán a cualquier otro idioma en el que la página web esté publicada.
Como ya sabemos, la crisis de la COVID-19 ha dejado bastante clara la necesidad de que los distintos negocios tengan una página web. A través de la cual, las empresas pueden vender sus productos o servicios y darse a conocer.
Si lo que queremos es expandir el negocio de manera internacional, será necesaria la traducción de la página a distintos idiomas y, por tanto, la traducción de avisos legales en una web.
Por todos estos motivos, podemos afirmar que la demanda de la traducción de avisos legales en una web es bastante alta.
Ahora, para poder adentrarnos en la traducción de avisos legales en una web, vamos a explicar qué es un aviso legal en una web y qué tipos hay.

¿Qué es un aviso legal en una web?

El aviso legal en una página o sitio web es un documento dentro de una web. Ese documento identifica a su propietario y se rige por la Ley de Servicios de la Sociedad de la Información (LSSI).
Es decir, un aviso legal es un documento que contiene toda la información que debe tener el usuario para que la página web cumpla con las obligaciones legales y para que se regulen las condiciones de uso de dicha página.
Estos documentos son obligatorios en todas las páginas web. Sin embargo, se regirán de forma distinta dependiendo de la normativa y las funciones de cada sitio web.

Tipos de textos legales en una web
– Aviso legal: como hemos explicado antes, depende de las características de cada página web. Os ponemos un ejemplo para que se entienda mejor. Si en una web aparece un formulario, el aviso debe incluir información sobre por qué, para quién y para qué son los datos.
– Política de cookies: todas, absolutamente todas, las páginas web tienen la obligación de informar sobre si hay o no cookies para la recogida de datos. Este tipo de texto legal va a variar dependiendo de las características de dicha web.
– Política de privacidad: también se conoce como política de protección de datos. Todos los usuarios deben conocer este tipo de texto legal. Por esta razón, la traducción será un factor muy importante para que todo el mundo entienda los avisos y pueda aceptar o no de manera consciente.
– Condiciones y términos de uso: son muy importantes si el sitio web requiere que la personas se registren como usuario. Aquí se informará al usuario de la privacidad, el funcionamiento del servicio y la forma de darse de baja, en caso de que sea necesario.
Con toda esta información en mente, os podéis hacer una idea de lo importante que es hacer una buena traducción de avisos legales en una web. Por eso, en estos casos, nunca se debe recurrir a un traductor automático. La mejor será acudir a un traductor profesional especializado.

¿Qué es la traducción de avisos legales en una web?

Para empezar, hay que tener en cuenta que esos avisos legales son textos de carácter jurídico. Por esta razón, el traductor encargado de la traducción de avisos legales en una web debe cumplir una serie de requisitos: tener conocimiento del vocabulario jurídico, saber cómo traducir una página web y conocer la combinación de idiomas.
La traducción de textos legales en una web debe tratarse con mucho cuidado, ya que debe ser exacta y generar credibilidad. No vale una traducción automática, sino que se necesitará un traductor especializado.

Traductores legales
Ahora que ya sabemos qué son los textos legales, los tipos que hay y qué es la traducción de avisos legales en una web, ¿qué tipo de traductor es el mejor en este caso?
Como mencionábamos antes, la mejor opción para traducir los textos legales de una web es un traductor especializado que cumpla con todos los requisitos. Asimismo, también será importante que tenga conocimientos sobre la traducción de páginas web y sobre Derecho.
Estas características encajan perfectamente en la definición de «traductor legal» o «traductor jurídico». Pero ¿qué es un traductor legal? A continuación, os explicaremos qué es y en qué se diferencia de un traductor jurado.
Por una parte, un traductor jurídico, o legal, es aquel que está especializado en materia jurídica y, por tanto, tiene conocimientos en ese ámbito.
En este caso, para la traducción de avisos legales en una web, será necesario que, además, conozca el actual RGPD (Reglamento General de Protección de Datos de la Unión Europea).
Por otra parte, el traductor jurado es aquel que está autorizado para realizar traducciones de carácter oficial. Es decir, traducciones que podrán emitir organismos oficiales como ministerios o universidades.
En el caso de la traducción jurada, los textos a traducir pueden ser de índole jurídica o no, mientras que, en el caso de la traducción jurídica, el ámbito de especialidad es el derecho.
Puede que os preguntéis si de verdad es tan importante el tipo de traductor para hacer una traducción de avisos legales en una web. La respuesta es sí.
Mostrar una buena traducción de los textos legales supone, de alguna manera, un prestigio. Al fin y al cabo, leer una traducción que esté mal hecha, o que sea confusa, genera una mala imagen a la compañía, además de que pueden tener serios problemas.
Para finalizar, y como conclusión, queremos reiterar la importancia de no utilizar un traductor automático, sobre todo en casos como la traducción de avisos legales en una web. La mejor opción siempre será un traductor especializado.
Muchas empresas de traducción, como Translinguo Global, ASETRAD o Ampersand, ofrecen servicios de traducción especializados y de gran calidad.
Así que ya sabes, si necesitas una traducción, sea de la modalidad que sea, ponte en contacto con una agencia para asegurarte una traducción de calidad.

¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 1 Promedio: 1)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

× ¿Hablamos?