Translinguo Global

Cuando un traductor recibe un encargo de traducción, uno de los primeros pasos que realiza es una toma de decisiones. Para ello, debe definir un método de traducción que atienda al encargo y a sus preferencias individuales. En este artículo, vamos a abordar dos de los métodos de traducción más utilizados por los traductores, definiendo previamente varios conceptos esenciales. 

Qué es un método de traducción

Para analizar el concepto de método traductor, así como su diferenciación de estrategia y técnica, vamos a centrarnos en las propuestas de Hurtado Albir (1996): 

«El método traductor es el desarrollo de un proceso traductor determinado (…) tiene un carácter supraindividual y consciente (…) y se trata de una opción global que recorre todo el texto.»

Asimismo, diferencia el concepto de estrategia y de técnica como: 

«La estrategia (…) consiste en los mecanismos utilizados por el traductor para resolver los problemas encontrados en el desarrollo de ese proceso en función de sus necesidades específicas.»

«La técnica de traducción es la aplicación concreta visible en el resultado, que afecta a zonas menores del texto.»

Por tanto, el método traductor se establece a nivel macroestructural, mientras que las estrategias se adoptan con la aplicación de técnicas concretas a nivel microestructural.

La domesticación y la extranjerización

Estos términos fueron introducidos por Lawrence Venuti en su obra The Translator’s Invisibility – A History of Translation (1995). No obstante, ambos conceptos per se han estado siempre presentes en la Historia de la Traducción, pues es la dicotomía por excelencia. 

La domesticación, grosso modo, consiste en adaptar los elementos culturales de la lengua origen a aquellos de la lengua meta, de forma que el receptor lo perciba con naturalidad. Por ejemplo, en la frase «I drank a Mountain Dew», es posible que el receptor no comprenda de qué se trata, ergo el traductor podría adaptarlo como «Me tomé una Fanta». 

Por otro lado, la extranjerización consiste en mantener dichos elementos culturales, de forma que el receptor perciba la lengua y cultura origen. En este caso, el traductor mantendría referencias que el receptor puede no entender, en pos de la visibilidad de un proceso de traducción.

Existe un extenso debate entre numerosos autores acerca del método traductor que es más adecuado escoger. Lo cierto es que esto dependerá en gran medida del encargo de traducción que tengamos, así como de otros factores tales como: la modalidad, el receptor, la finalidad del texto, entre otros. Es decir, no podremos aplicar el mismo método traductor a la subtitulación de una comedia como a la traducción de una novela o de un menú. 

En conclusión, es imprescindible distinguir los factores circundantes al encargo de traducción para poder determinar un método de traducción adecuado al mismo. La traducción debe transmitir un mensaje causando una reacción similar tanto en el receptor origen como en el meta. Por tanto, el traductor debe buscar la forma de conseguir esta finalidad, ya sea adaptando su traducción o manteniendo las referencias originales del texto.

¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 0 Promedio: 0)
× ¿Hablamos?