Translinguo Global

Qué es la estandarización de una lengua

Las ventajas de un  proceso de estandarización de una lengua

La continua competición y la exigente situación económica están conduciendo a las empresas a encontrar nuevas formas de mejorar su rendimiento. Los recortes son una inevitable parte de este proceso. Por ello, las funciones de traducción y localización obtienen su pequeña parte de ahorro. Cuando la comunicación internacional es crucial para las empresas y la eliminación de todo el trabajo de traducción no es una opción, las empresas buscan métodos más baratos para traducir y para ello recurren a procesos de estandarización de una lengua.

Traductor humano V.S. Traductor automático

Por este motivo, muchas empresas recurren a la traducción automática. Las adaptaciones o experimentos para utilizar la traducción automática poco a poco han ido dando un paso hacia adelante. El primer paso era probar herramientas gratuitas como el Traductor de Google, dando como resultado una calidad muy baja e incrementando el interés por desarrollar buenas e ingeniosas ideas. Después, fue la hora de construir o personalizar un sistema de traducción automática propio que se revelara como una tarea trabajada y que requiriera de conocimientos en diferentes lenguas y tecnologías. El siguiente paso parece centrarse en el material fuente.

Al traducir textos, la calidad del texto origen define la calidad del texto meta. Esto se aplica tanto en traducción humana como en traducción automática. Al prestar atención a la lengua utilizada en el material original, las empresas pueden mejorar la calidad y los costes de la traducción. Así, las empresas piensan que el proceso de estandarización de una lengua es la opción que menos merece la pena intentar.

El cliente marca los límites en la traducción

Las empresas definen los límites de un texto origen gracias al proceso de estandarización de las lenguas. En la mayoría de los casos, el proceso de estandarización consiste en reducir el número de palabras que se pueden usar. Esto implica que la lengua estandarizada sea más corta, más coherente y más simple que la lengua ‘original’. El proceso de estandarización de una lengua está relacionado con la tarea de la terminología. Ambas forman parte de un buen servicio al cliente. La diferencia es que la terminología se concentra más en definir términos concretos para conceptos de forma individual, mientras que el proceso de estandarización se aplica a todos los aspectos del texto.

Puede parecer aburrido utilizar la terminología y el glosario estándar. No obstante,  los sinónimos enriquecen la lengua y ésta permite jugar con la creatividad de tonos y estilos. Sin embargo, la calidad y la comprensión del material mejora cuandose controla la lengua que se va a utilizar. Para las empresas, esto implica una comunicación más coherente a través de todos los diferentes materiales que producen. Una imagen unificada nunca daña una marca y, si además trae beneficios, es como ganar el doble.

NUESTROS SERVICIOS

¿Quieres recibir presupuesto?

SOLICITA UNA LLAMADA

Introduce tus datos de contacto y nos pondremos en contacto contigo en el menor tiempo posible.

×
×

Carrito

× ¿Hablamos?

Si continuas navegando aceptas el uso de cookies. Aceptar

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para «permitir cookies» y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en «Aceptar» estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar