Translinguo Global

La complejidad de las traducciones inglés-español

El mundo de la traducción siempre ha sido muy desvalorado, incluso en estos tiempos. Esto se debe al pensamiento que casi todas las personas tienen: «traducir lo puede hacer cualquiera». Sin embargo, no es tarea fácil, ya que no se trata simplemente de «dominar» el idioma al que se traduce. Por ello, hoy vamos a hablar de la complejidad de traducciones inglés-español, que nos encontraremos con diferentes problemas.

Complejidad de las traducciones inglés-español

cuando se traduzca, es muy importante conocer tanto la cultura de partida como la de llegada.

Problemas culturales

A la hora de traducir el traductor se va a encontrar con diferentes problemas, pero sobre todo con problemas culturales. Nos referimos con esto a aquellos que surgen de las diferentes referencias culturales, nombres, fiestas, etc. entre cada país. Es decir, por ejemplo, el refrán inglés: «it’s raining dogs and cats» en español sería: «está lloviendo a cántaros».

Como podemos comprobar, sería un grave error traducir el refrán como: «están lloviendo perros y gatos». Dado que en español no tiene sentido esa referencia cultural tendríamos que conocer la cultura española para encontrar su equivalente.

Otro ejemplo, para que se entienda este problema, puede ser el uso del color azul en inglés para referirse a la tristeza. En este caso si no supiéramos que dicho color se utiliza para referirse a «estar triste», lo traduciríamos literalmente. En consecuencia, la traducción estaría mal y no reflejaría su sentido.

Por lo tanto, cuando se traduzca, es muy importante conocer tanto la cultura de partida como la de llegada. Gracias a este conocimiento podremos ser capaces de los problemas que nos vayan surgiendo, aunque muchas veces seguiremos dudando de la solución dada.

Problemas pragmáticos

Hablamos de problemas pragmáticos cuando el significado de una palabra u oración depende del contexto del texto. Dicho en otras palabras, cuando una palabra u oración puede tener varios sentidos en diferentes contextos.

Para que se entienda mejor os vamos a mostrar un ejemplo muy sencillo: el uso de you.

Como ya sabemos, o, mejor dicho, algunos saben, you es el pronombre personal de la segunda persona del singular y del plural. O sea, en español equivale a , a vosotros y a usted. Por ello, cuando en un texto nos lo encontramos tenemos que conocer perfectamente el contexto y a quién se dirige.

A su vez, en esta categoría, también nos toparíamos con modismos, locuciones, ironías y humor que son complicados de identificar. Por este motivo, que ya los conozcamos nos serviría de gran ayuda.

Problemas gramaticales

En cuanto a la gramática, podemos apreciar que es muy diferente de la española. Y es que los verbos en español tienen varias categorías gramaticales, mientras que en inglés es un poco pobre.

Asimismo, en inglés cuentan con un género neutro (it), que en español no existe, por eso en castellano se tendría que especificar. También, encontraremos palabras que de un idioma a otro cambian su género e, incluso, su número.

a la hora de traducir debemos tener en cuenta varios factores, como la cultura, la gramática, la sintaxis, etc.

Problemas sintácticos

Una de las mayores diferencias entra la sintaxis inglesa y la española es la presencia del sujeto. Mientras que en inglés es obligatorio que aprezca siempre, en español muchas veces simplemente se emplea para dar énfasis o evitar ambigüedad.

De la misma forma, en inglés los adjetivos se posicionan delante del sujeto, en cambio en español, detrás. Por último, el uso de la pasiva es muy frecuente en la lengua inglesa. Sin embargo, en castellano se debe evitar usarla, por tanto, tendríamos que transformar la pasiva en activa en la traducción.

Falsos amigos o false friends

Una de las dificultades más comunes son los falsos amigo o false friends. Estos se refieren a palabras o términos a los cuales damos un significado o traducción que no corresponde. Library, por ejemplo, no es librería, sino biblioteca. Por ende, es conveniente tener mucho cuidado, ya que este error se produce más de lo que creemos.

En resumen, a la hora de traducir debemos tener en cuenta varios factores, como la cultura, la gramática, la sintaxis, etc. Dado que una lengua no solo comprende la gramática, debemos conocer todo lo que abarca. Así, conseguiremos resolver los diferentes problemas que nos encontraremos.

NUESTROS SERVICIOS

¿Quieres recibir presupuesto?

SOLICITA UNA LLAMADA

Introduce tus datos de contacto y nos pondremos en contacto contigo en el menor tiempo posible.

×
×

Carrito

× ¿Hablamos?

Si continuas navegando aceptas el uso de cookies. Aceptar

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para «permitir cookies» y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en «Aceptar» estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar